Del lenguaje escrito…algunos apuntes para nuestra labor.


Dinorah J. Reyes Bravo
El desarrollo en cada sujeto se da de manera diferente desde el mismo momento de la concepción. Al referirnos a este proceso lo hacemos en todos los sentidos, lo tendiente a lo biológico, lo psicológico y lo social, en lo que contribuyen otros factores como la salud, la alimentación, el sueño, las interacciones que se establecen en la familia, las instituciones educativas y los diferentes grupos por donde transita el menor. Todo ello beneficia o va en perjuicio de la disposición del niño para iniciar su aprendizaje escolar.
El lenguaje, como los restantes procesos psicológicos, juega un rol trascendente en el aprendizaje, ya que es el vehículo de transmisión y obtención de conocimientos y permite el establecimiento de relaciones sociales entre el niño con sus iguales, los adultos y el objeto u objetos con los que interactúa en ese proceso de aprender, desempeñando un papel significativo en la formación de su personalidad.
Una parte del éxito del trabajo que realizan los docentes está en el conocimiento de estas características psicopedagógicas de sus alumnos así como de las particularidades del proceso enseñanza-aprendizaje, en este caso tratando la escritura, comprendiendo algunos elementos que la comprende así como alteraciones, atendiendo que la misma es una forma del lenguaje escrito.
Qué es la escritura?
La escritura es un sistema de representación gráfica de una lengua, por medio de símbolos grabados o dibujados sobre un plano.
Se concibe por algunos autores a la escritura como una forma de expresión y representación prescrita por medio de signos y códigos que sirven para posibilitar y optimizar la comunicación. Este se modifica según el grupo social donde se practica, además está estrechamente ligado al lenguaje adecuado, por medio de la diversidad en cuanto al uso de disímiles materiales.
Ella comprende dos niveles básicos para su adquisición:
Escritura Automática:
ðOrtografía:
! Grafemático (escribe grafías)
! Monosilábica (escribe sílabas)
! Polisilábico (escribe palabras)
! Conjuntos polisilábicos (escribe frases, oraciones o párrafos)
ðGrafismo:
! Fase Precaligráfica. (De preparación o preescritura)
! Fase Caligráfica o de equilibrio gráfico general. (De adquisición de todas las formas caligráficas de cada grafía en letra cursiva)
! Fase postcaligráfica. (De afianzamiento y consolidación, hasta su matiz automático)
FERREIRO y TEBEROSKY nos plantean una clasificación de la escritura de los niños, diferenciando tres tipos de escrituras:
@  Indiferenciada
@  Pre-silábica
@  Silábica
@  Silábica-alfabética
@  Alfabética
1) Indiferenciada: parecen dibujos. Intentan reproducir sus nombres pero el resultado es ilegible.
2) Pre-silábica: las formas gráficas se acercan a las convencionales, es un primer momento de escritura indiferenciada en la cual el niño hace los mismos trazos sea cual sea el estímulo.
3) Silábica: el niño empieza a hacer una correspondencia cuantitativa según un análisis sonoro del lenguaje. El niño descubre la sílaba como unidad a la que puede corresponderse una grafía. Más adelante esta correspondencia cuantitativa deja lugar a una correspondencia cualitativa, o sea, determinadas letras equivalen a determinadas sílabas.
4) Silábica-alfabética: en esta etapa empiezan a escribir más de una grafía por sílaba.
5) Alfabética: ya hay una correspondencia de tipo fonético en la cual a cada valor sonoro corresponde una determinada grafía.
Es necesario apuntar que para el logro de la escritura se requiere del desarrollo de funciones específicas como tono muscular, postural y de los miembros; la prensión y la dominancia lateral. Además del desarrollo de los conceptos de espacio, tiempo y ritmo son importantes. La escritura es un ritmo de palabras, y el niño debe percibirlo y representarlo como tal.
Nuestro idioma es fonético. El proceso de la lectura en nuestro idioma inicia con la percepción de la letra y el respectivo análisis de su significación sonora. Posteriormente la unión de las mismas en sílabas y éstas en palabras. Cuando se logra la automatización consecutiva que se resume en el reconocimiento visual de palabras, se ha alcanzado un desarrollo en la lectura.
Para la escritura al dictado así como la que se realiza de forma espontánea, se requiere del análisis de la composición sonora de la palabra pronunciada. Esta composición sonora de la palabra parte de sonidos secuenciados que se integran en unidades fundamentales, son la estructura auditiva denominada fonemas, los que al integrarlos con vocales formamos sílabas, aún cuando ellas por sí mismas son fonemas. Estos fonemas al llevarlos al plano escrito los convertimos en estructuras ópticas, conocidas como grafemas, que tienen sus propias características visoespaciales y los desciframos en un momento determinado de ejecución en actos motrices.
Para el análisis de la composición sonora de la palabra resulta primordial un oído fonemático desarrollado, el que se encuentra en estrecha relación con el elemento articulatorio del lenguaje del niño, creando un componente motor de su análisis sonoro. (Luria, 1984, p. 214) Es significativo señalar que sólo en la etapa inicial de aprendizaje de la escritura la articulación juega un papel importante, ya que no ocurre lo mismo en la escritura altamente automatizada.
Abreviando, para escribir el niño primero escucha o piensa (lenguaje interno) y realiza el análisis de la composición sonora de la palabra, luego transcribe en el plano los grafemas con su respectiva ejecución motriz. Para la realización de cada uno de estos grafemas requiere de un análisis espacial.
Ambos procesos, la lectura y la escritura, tienen particularidades que las diferencian. La lectura se inicia con el análisis de una palabra escrita, transformándose en un significado. En la escritura el camino se da de forma inversa, va del pensamiento a la palabra escrita.
La base de una buena escritura, de una buena redacción de textos, es el diálogo bien dirigido por el maestro en clase, aunque independientemente de ello él es en todo momento, en la forma de comunicarse con los demás, el modelo de expresión que los escolares tienen. De ahí que resulta pertinente ampliar sus experiencias, lo que estimula el desarrollo del pensamiento y de los restantes procesos intelectuales.
Es notable señalar que la ejercitación constante y variada garantiza el desarrollo de habilidades para la adquisición y consolidación de la lectoescritura.
Trastornos más frecuentes del lenguaje escrito.
Los trastornos del lenguaje escrito pueden presentarse a cualquier edad, incluso en la preescolar, tomando en cuenta los errores de pronunciación del menor podemos intuir el riesgo de la futura presencia de estas alteraciones, pues por lo regular los errores del lenguaje oral se reflejan en la lectura y en la escritura, ya que el mismo sirve de base a la escritura, por lo que están estrechamente relacionados.
El desarrollo y funcionamiento óptimo del lenguaje escrito depende de la evolución y situación de algunos factores básicos:
A -El nivel de desarrollo del lenguaje oral.
A -La gnosis óptico-espacial, con agudeza y campos visuales normales.
A -La motricidad fina, manual y ocular.
A -La función reguladora y planificadora del córtex frontal.
A -El sistema de enseñanza establecido.
A Las influencias del ambiente familiar.
Éstos últimos influyen en la motivación y el interés del niño para el aprendizaje de la lectoescritura.
Si estos factores se presentan con deficiencias de forma aislada o en conjunto, se entorpece el desarrollo del lenguaje escrito con un carácter más o menos transitorio o estable.
Los trastornos del lenguaje escrito reciben el nombre de Dislexia, responde a las dificultades específicas en la lectura, Disgrafia, las dificultades específicas en la escritura.
No se tomará en cuenta las diferentes clasificaciones trabajadas por varios autores, nos dispondremos a la caracterización de estos trastornos y las causas que han generado los mismos, lo que permitirá tener elementos suficientes para su diagnóstico e intervención.
Las alteraciones en la pronunciación señalan que el niño no sólo puede pronunciar correctamente los sonidos del lenguaje, sino que es incapaz o se le dificulta diferenciarlos desde el punto de vista articulatorio y acústico entre sonidos de carácter semejante e incluso opuesto.
Dentro de los errores específicos del lenguaje escrito de los escolares se han descrito los siguientes:
ðErrores fonéticos-fonemáticos (fonéticos cuando está comprometida la pronunciación, no siempre sucede así)
El cambio de los sonidos (errores fonemáticos) se debe a la similitud de los sonidos representados por su pronunciación o complejidad acústica.
          Ej: lana x rana                           mecha x mesa
ðAlteraciones de la estructura silábica de las palabras
Se producen omisiones de vocales y consonantes o sílabas completas.
        Ej: pelta x pelota.                 peta x pelota.
         baco x barco                  pulma x pluma
ðSeparación de palabras en dos o más partes en la escritura
         Ej: pelo- ta                                  can    ci   on x canción
Errores netamente gráficos.
        Ej: /d/ x /b/ y viceversa, /q/ x /p/ y viceversa entre otros.
La Dislexia y la Disgrafia resultan por:
OInsuficiente desarrollo de los procesos fonético-fonemáticos (o este último solamente si es el caso)
En el caso en que los procesos fonemáticos no se desarrollan adecuadamente, es posible que se presenten alteraciones en la pronunciación o tal vez se manifieste en la escritura por la forma en que lo ha percibido al escucharlo de otro o en su propio lenguaje interno. Estas alteraciones en la pronunciación caracterizada por sustituciones o inconstancias de fonemas en el lenguaje de los niños preescolares, es lo que nos hace pensar en la futura presencia del trastorno al enfrentarse en la escuela al aprendizaje de la lectoescritura. De ahí que resulta inapelable la atención para prevenir los mismos.
NAlteraciones óptico-espaciales.
Ante la presencia de dificultades en la diferenciación visual, específicamente en los que interviene el análisis espacial, se puede pensar en insuficiencias de orden orgánico, por lo que se requiere de un reforzamiento en la ejercitación para el desarrollo de estas habilidades.
Entre las alteraciones más frecuentes de la lectoescritura se encuentran las siguientes:
@  Cambio de grafías semejantes en su escritura (b, d, p, q, g; m, n, etc.) o por el nivel articulatorio (g, c; t; ch, ll, ñ; etc.)
@  Omisión de sonidos, sílabas y/o palabras. En el caso de los sonidos están los pocos audibles, es el caso de /n/, /r/, /s/, /l/ en posición intermedia y final, así como una de las vocales en los diptongos.
@  Transposiciones de grafías (ne x en; le x el, etc.)
@  Sustituciones de grafías por alteraciones en la pronunciación (calo x carro, tiaje x traje)
@  Unión y/o fragmentación de palabras. Es evidencia de un insuficiente desarrollo de la capacidad de análisis-síntesis de la estructura sonoro-silábica de palabras (tespero x te espero,fui  mosdevi  aje x fuimos de viaje)
@  Escritura en bloque. Lo mismo que en el caso anterior, la provoca insuficiencias en el análisis-síntesis de la composición sonora de palabras, sílabas y oraciones. (cuantascanicasledaraacadauno?)
@  Escritura en espejo (números, grafías, sílabas y palabras). La causa es una insuficiente lateralización.
La disortografía, tan común en estos tiempos, es un trastorno que consiste en la dificultad para lograr la exacta expresión ortográfica de la palabra, se traduce en las dificultades para el uso correcto de las reglas ortográficas.
Las principales dificultades en el aprendizaje de la escritura con respecto a la disortografía son:
  • Déficit en el conocimiento y uso de las reglas ortográficas.
  • Déficit lector.
  • Déficit en el lenguaje hablado.
  • Déficit en mantener representada una palabra en la memoria de trabajo mientras se busca en la memoria a largo plazo.
  • Déficit para conocer y realizar correctamente la conversión fonema-grafema.
  • Déficit en articular correctamente los sonidos del habla.
Las causas pueden ser:
  • Deficiencias en la percepción espacio-temporal del sujeto.
  • Deficiencias en la percepción visual o en la percepción auditiva.
  • Mala articulación de los fonemas, que se traduce en la escritura.
  • Bajo nivel de motivación: el sujeto no considera importante en su vida aprender las normas de ortografía.
  • Causas de tipo pedagógico: el método enseñado para aprender a escribir no es el adecuado, menos aún las reglas ortográficas.
En síntesis…
El conocimiento de los procesos del lenguaje escrito por parte del maestro, posibilitaría una mejor atención a la adquisición del mismo, evitando la aparición de alteraciones. En el caso de los especialistas de educación especial, le da la oportunidad de orientar al docente en tal sentido y, en el caso de la aparición de estos trastornos, poder hacer una evaluación acertada, que le permita detectar su origen y realizar una intervención eficiente para su óptima recuperación.



Entradas populares de este blog

La evaluación de la madurez para el aprendizaje de la lectoescritura. Test ABC de Lorenzo Filho.

Cómo trabajar para lograr la madurez para el aprendizaje? Algunas actividades.

Una propuesta de entrevista (anamnesis) para la evaluación psicopedagógica.