El informe en el proceso de evaluación psicopedagógica. Ejemplos.


Dinorah J Reyes Bravo
Ya he estado abordando en presentaciones anteriores algunos elementos sobre la evaluación psicopedagógica. En realidad hay muchísimo de qué hablar en torno a este proceso atendiendo la importancia que reviste el mismo.
Pero específicamente en el trabajo sobre Qué debemos atender durante la evaluación psicopedagógica?”, donde se aborda lo referente a la información que debe registrarse durante la aplicación de pruebas, la que servirá para el informe psicopedagógico final, al integrarse todos los datos obtenidos desde la etapa inicial hasta esta ya mencionada.
Este informe es sumamente importante pues deja en claro necesidades, potencialidades, no sólo del escolar, sino también de los contextos con los que interactúa el mismo. No debemos obviar que las necesidades educativas especiales se centran en el currículo escolar, no obstante no podemos dejar de tener en cuenta el carácter interactivo del aprendizaje, no sólo son los factores personales de éste, sino también los contextuales.
Toda esta información tomada en cuenta por cada especialista, -cuando se trabaja en equipo multidisciplinario sobre todo, sin soslayar cuando se desarrolla de forma individual-, se integra en este informe psicopedagógico, el que resulta, reitero, de vital importancia para la toma de decisiones en relación a la respuesta educativa a dar al escolar para la satisfacción de dichas necesidades educativas especiales.
He aquí algunos ejemplos de informe por especialidades como consecuencia de la aplicación de instrumentos. El primero con sus respectivas recomendaciones a analizar para el informe final.
S. es un menor con rasgos muy armónicos y un desarrollo físico acorde a su edad. Inicialmente se muestra algo tímido, con reservas, a la expectativa en lo que va a realizar. La información que posee de su medio sociocircundante es aceptable, aunque se percibe que encubre detalles en relación a la situación familiar, lo que posteriormente aflora en la medida en que se siente más en confianza. Sí manifiesta su insatisfacción por las relaciones que sostiene con sus compañeros de escuela, de los que es objeto de burla, lo llaman burro. Reconoce sus dificultades escolares, las que a su criterio son mayores en matemáticas que en español. Tiene buena opinión de su maestra de grupo. Comenta que le interesa la música, dice que canta bastante bien, “según dicen los que me han escuchado”. Escribe con la mano izquierda. No se explora lo referente a esta esfera por haberse hecho anteriormente por otras especialidades.
Se muestra cooperador desde el comienzo, en que se logra establecer un buen rapport. Su interés incrementa en lo que avanzan las tareas, se preocupa constantemente por los resultados obtenidos. Su ritmo de trabajo fluctúa con tendencia a la lentificación, en lo que incide su inseguridad, se muestra ansioso ante las tareas, se observa cierta inquietud por los resultados de su labor, lo que justifica que tiene conciencia de que es objeto de evaluación. Su entusiasmo se hace evidente cuando se le reconoce su esfuerzo, el que mantiene ante los elogios y las alertas, está al tanto ante los señalamientos que se le hace en relación a los errores cometidos y ocasionalmente requiere de la aprobación del examinador para la ejecución de las tareas.
Precisa de ayudas con frecuencia, la que asimila y transfiere con ciertas dificultades, considero que se entorpece ante la incertidumbre de poder realizar las tareas con éxito. Se esfuerza por sostener su atención, reconoce que se le dificulta mantenerla durante mucho tiempo en una actividad específica. Su vocabulario es algo pobre para su edad, ello limita en ocasiones la comprensión de instrucciones, lo que resulta incuestionable la presencia de las potencialidades de desarrollo ante la ayuda que se le brinda. Utiliza en la solución de las tareas con frecuencia el ensayo y error, no estructura previamente las acciones que llevará a cabo.
En los resultados del pictograma se advierte su inmadurez psicográfica, logra establecer buenas asociaciones que le permite recordar posteriormente las palabras dibujadas, las que tienen un carácter abstracto. Aún no domina algunos términos generalizadores, para los que requiere ayuda al trabajar en la clasificación, tales como medios de transporte, vasijas, juguetes, frutas, materiales escolares, muebles, instrumentos de medición, lo que habla de su debilidad en la actividad analítico-sintética, en la transferencia se perciben dificultades en la memoria a corto plazo y mejor funcionamiento de la memoria visual que la auditiva. Se advierte que logra mejores resultados cuando se le demuestra lo que debe aprender y se le relaciona con situaciones de la vida cotidiana.
Al evaluar la esfera afectiva se constatan los temores y las angustias que lo acompañan. Tiene una baja autoestima, en lo que ha incidido las burlas de sus compañeros, sus continuos fracasos en la vida escolar, tampoco en el contexto familiar han sido atendidos adecuadamente sus particularidades personológicas, deja ver la impotencia que siente por el maltrato de sus compañeros y los de su antigua escuela. Teme a la oscuridad y a los regaños de su maestra, temores que no han sido tratados. Sus niveles de ansiedad se elevan mucho cuando aborda el tema. Deja ver necesidad de reconocimiento social. Esto se encuentra vinculado a la actividad de la esfera volitiva, la que se refleja en su baja capacidad para realizar esfuerzos que le permitan vencer los obstáculos tanto de su mundo interior como los del medio, lo que le limita en la toma de decisiones por su inseguridad y el temor al fracaso. Su medio familiar ha favorecido la presencia de los mismos, donde la figura materna se manifiesta de la misma forma y la paterna no desempeña el rol esperado en la educación del menor. Es importante avalar las afectaciones de esta esfera (afectiva) señalando que S. mantiene enuresis nocturna de fijación, por lo que debe ser evaluado por el especialista correspondiente para descartar neurosis infantil.
Consideramos que las dificultades en el aprendizaje que presenta el escolar están dadas por las marcadas afectaciones de la esfera afectiva, lo que deja ver su incidencia en las cognitiva y la volitiva, su intelecto se encuentra conservado, sí requiere de una adecuada atención psicológica y pedagógica que permitan satisfacer las necesidades especiales que se advierten en las mismas.
Se recomienda:
A la familia:
ð  Orientar a los padres en función de revisar la dinámica familiar con el fin de brindarle apoyo al menor así como seguridad y confianza en sí mismo.
ð  La posibilidad de atención psicológica para atender el desarrollo de la esfera afectiva del menor.
ð  Posible atención por Psiquiatría para atender enuresis nocturna de fijación, así como descartar posible neurosis infantil.
A los especialistas:
ð  Atender por la especialidad de comunicación, posible trastorno en el lenguaje escrito.
ð  Evaluar el nivel real de conocimientos del menor.
ð  Orientar a la escuela en:
Y      Hacer uso de las posibilidades que brindan los programas de estudio de cada grado para el entrenamiento de los procesos intelectuales. Revisar las actividades del libro de texto para realizar una adecuada selección de las mismas atendiendo a sus necesidades.
Y      Favorecer el desarrollo de un clima emocional favorable dentro del grupo, esto coadyuvará en el progreso de un buen proceso de aprendizaje de los escolares.
Y      Fomentar una comunicación maestro-alumno y alumno grupo adecuada que permita la potenciación de aspectos de la personalidad como la autoestima y la autodeterminación, tan importantes en el proceso de aprendizaje.


Se evalúa a la escolar desde el punto de vista pedagógico para valorar nivel de competencias curriculares alcanzadas.
V. es una niña con un desarrollo físico pobre para su edad, aparenta estar bajo peso. Comenta que come sólo en la tarde, algo que confirma la madre justificando que por sus bajos recursos no puede brindarle cena y le da mucha comida chatarra. Impresiona, además de su subculturalidad, ser un poco despreocupada con la menor, pues no fija reglas y se deja llevar por sus gustos y deseos.
La menor aporta muy poca información de su medio sociocircundante, ella diverge de la que proporciona la madre, lo que indica que la misma miente en gran medida. V. le dice “mentirosa” repetidamente ante las respuestas que nos da a las interrogantes hechas, lo que hace evidente que la niña no guarda distancia social. Se refiere que es irrespetuosa con los adultos.
Se muestra muy intranquila, se le dificulta mantenerse sentada realizando las tareas que se le orientan. Es muy desorganizada cuando logra ejecutarlas, en sentido general su actividad resulta desestructurada. Su ritmo de trabajo tiende a ser lentificado, precisa de ayudas objetivas que asimila y transfiere con ciertas dificultades. Necesita mucho de la conducción del examinador, incluso se muestra insegura en ocasiones. Cuando consigue concentrarse, lo que sucede por escasos minutos, mejora los resultados de su labor.
No muestra interés por las actividades escolares, dice que prefiere jugar con un grupo de amigas de la comunidad donde vive, pero a sus padres no les gusta que sus hijas jueguen con ella.
Cursa el 3er grado y se constata que aún no ha desarrollado las habilidades previas para la adquisición de la Lectoescritura, sólo reconoce vocales. Aún no logra orientarse en el espacio en sus tres componentes: esquema corporal, medio externo y plano, tampoco temporalmente en relación a los días de la semana, esto tiene consecuencias en la secuenciación de acciones: antes y después. Al explorar lateralidad detectamos que es cruzada, su lateralidad manual es derecha y el ojo rector es el izquierdo, por lo que requerirá de mayor entrenamiento para el logro de su orientación espacial, lo que trascenderá en la escritura (en espejo).
Su motricidad está insuficientemente desarrollada, se le dificulta la coordinación visomotriz y actividades relacionadas con la motricidad fina: recortado, coloreado, entre otras; sus trazos con tendencia a la macrografía e irregulares. La memoria es un proceso que demuestra debilidad, en lo que incide también sus intereses. Sin embargo hay una discreta mejoría en los resultados de las tareas donde básicamente se desempeña la memoria visual.
Su vocabulario y expresión oral están pobremente desarrollados. Hay dificultades en la pronunciación de palabras largas, por lo que sugiere alteraciones en la capacidad fonemática.
Su comprensión y razonamientos están pobremente desarrollados. La actividad analítico-sintética evidencia insuficiencias al no poder ordenar secuencias de breves relatos en láminas.
Pedagógicamente sus conocimientos no se corresponden con el grado que cursa, encontrándose desfasada por dos cursos. Aún no ha madurado suficientemente para enfrentarse a los aprendizajes instrumentales, en lo que intervienen el contexto familiar poco favorecedor y la poca atención que ha brindado el contexto escolar. Consideramos que las causas de sus dificultades escolares se halla en lo antes expuesto, considerando que las necesidades educativas especiales que presenta son de carácter transitorio en el área intelectual, comunicativo-lingüística y conductual. Resulta necesario su valoración por la especialidad médica correspondiente para la atención de su conducta hiperkinética, descartando la presencia de un trastorno en caso de que resulte así.
Es preciso señalar que no resulta necesario (ni deseable) que se analicen todas y cada una de las variables que se han detallado, sino que la selección de la información que vamos a requerir esté en función de las características del alumno y del momento en que se realiza (al inicio, durante o al final del proceso de evaluación-intervención)
Al trabajar en equipo se precisa de ese momento del análisis de los resultados para la estructuración del informe final, donde cada especialista presenta su informe.
Esto demanda que se trate después el informe psicopedagógico como producto final del proceso de evaluación.

Para ver el trabajo Qué debemos atender durante la evaluación psicopedagógica?” ya señalado, dirigirse a http://vidamayor.blogspot.mx/2012/02/que-atender-durante-la-evaluacion.html





Entradas populares de este blog

La evaluación de la madurez para el aprendizaje de la lectoescritura. Test ABC de Lorenzo Filho.

Cómo trabajar para lograr la madurez para el aprendizaje? Algunas actividades.

Una propuesta de entrevista (anamnesis) para la evaluación psicopedagógica.